Todas las empresas tienen dos tipos de información, la perecedera y la histórica.

La primera puede estar asociada a un producto dependiente de un stock o de unas características técnicas que evolucionan o que cambia con la estación climática, por ejemplo. Una publicación virtual te permite una actualización inmediata de la información de tu producto y con ello el receptor estará siempre manejando la realidad de tu oferta.

La información histórica normalmente está emparejada a resultados o a la difusión del conocimiento y tiene que permanecer de forma segura, ser encontrada cuando se necesite y estar disponible para los nuevos sistemas de información.
Imagina que desde un punto informativo (Internet, wifi, bluetooth…) descargas a tu dispositivo personal una publicación digital interactiva con una ruta turística de una ciudad con fotos, historia de monumentos, restaurantes típicos de la ruta y cómo te mueves en ella mediante transporte público.

Todo puede estar en la ebiblioteca de tu organización.

Ir al contenido